Martes, 15 Agosto 2017 20:30

Consejos para mantener a tus perros limpios y sanos

Valora este artículo
(2 votos)

¡No te lo pierdas! Lee estos consejos para mantener a tus perros limpios y sanos.

Muchas veces, descuidamos la limpieza de nuestros amigos caninos, sin tomar en cuenta que su salud y calidad de vida podrían verse afectadas. Enfermedades en oídos, encías y piel son muy comunes.
Convierte el aseo regular de tu mascota en una rutina. César Millán aconseja a los dueños que empiecen tal rutina poco a poco: bañar un día, cepillar al siguiente, cortar las uñas en otro. Es importante destacar que entre más corta sea la sesión de aseo, mejor.
Sé un dueño responsable y sigue estos consejos para mantener saludable a tus mascotas.

El baño, hazlo confortable.
Es necesario resaltar antes que la piel de los caninos posee una capa de lípidos formada por colesterol, escualeno, cerámidas, colesterol y ésteres de la cera. ¿Cuál es la función de estas sustancias? Proteger la piel, dar brillo y sedosidad al manto piloso e impedir que nuestra mascota contraiga enfermedades cutáneas.
Por tanto, no es recomendable bañarlo obsesivamente varias veces a la semana porque podría afectar su manto protector, causar alergias, infecciones en los oídos y alterar su PH. Pero tampoco podemos descuidarlos.
La frecuencia del baño de perro dependerá de varios factores  como la raza, actividad física del animal y clima. Por ejemplo, los caninos de pelo largo (Golden Retriever, Collie, San Bernardo) necesitan un baño periódico en verano, pues sobrellevan muy mal el calor. Las grasas protectoras que mencionamos anteriormente, se recuperan en 12 horas.
Igualmente, los perros de pelo corto deben ser bañados cuando el olor aparece.
El champú debe ser suave, como los tienen en su composición avena y cocobetaína. Se aconseja bañarlos con agua tibia, revisa la temperatura del agua, para que no sea muy caliente para ellos. Ten cerca la toalla, y una alfombra de baño para evitar resbalones.
No rocíes agua en los ojos, oídos o nariz del animal, pues podría causar infecciones. Los oídos de tu mascota podrías limpiarlos con gasas. Hazlo con mucho cuidado, pues se trata de una zona muy sensible. No uses hisopos.
Enjuaga bien. Uno de los errores “clásicos” de los dueños es dejar al perro enjabonado, lo cual podría generar irritación en su piel.

Después del baño, el secador.
Asegúrate ajustar el secador a una temperatura baja, la más baja posible. No apuntes el aparato directamente sobre su pelo, sino en ángulos, como lo hacen en las peluquerías.
Recompensa a tu perro con una pequeña comida o dándole su juguete favorito (o masticable, si lo tienes).
El cepillado: inspección y mantenimiento.
El cepillado es súper importante. Antes, revisa a tu perro en busca de pulgas y garrapatas.
¿Cómo cepillar? Desde la cabeza a la cola, siguiendo siempre la dirección del crecimiento del pelo. La mayoría de los perros requieren cepillado semanal. Sin embargo, los caninos de pelo largo podrían requerir atención diaria.
De acuerdo con tus posibilidades, puedes adquiri diferentes tipos de cepillos, según la textura y longitud del pelo de tu mascota. Por ejemplo, es recomendable usar un cepillo de goma para los perros de pelaje corto y liso; cepillo de alambre o cepillo alisador para los que tienen el pelaje corto, pero denso. Ese tipo de cepillo funciona también para los canes de pelo largo y rizado.

Otras pautas que debes tener en cuenta (cuadro de texto).
-Las uñas deberás cortarlas periódicamente, o llevarlo a una clínica veterinaria para que lo hagan por ti. Cuando estas crecen pueden entorpecer sus movimientos o encajarse en las almohadillas.
-Vigila su salud dental, para evitar que puedan astillarse los dientes o que desarrollen enfermedades de las encías.

Fuentes:
Foyel.com/soyunperro.com/cesarsway.com.

Visto 3825 veces