¿Se sube tu perro en el mueble y se niega a bajar?

Si es así, la técnica llamada “Nada en la vida es gratis” puede ser la solución que estas buscando. “Nada en la vida es gratis” no es una píldora mágica que resolverá  un problema específico de conducta. En cambio es una manera de vivir con tu perro que lo ayudará a comportarse mejor porque confía en ti y te acepta como su líder y se siente seguro sabiendo cual es su lugar en la familia.

Labrador acostado

¿Cómo practicar “Nada en la vida es gratis”?

Utiliza métodos de refuerzos positivos para enseñar a tu perro algunos comandos  y/o trucos. “Siéntate”, “Abajo” y “Quédate” son comandos muy útiles (“Sit”, “Down”, “Stay” en inglés, son más fáciles porque cada palabra es un solo sonido). “Sacúdete”, “Habla” y “Da vueltas” (“Shake”, “Speak”, “Roll over”) son trucos muy graciosos que puedes enseñarle a tu perro.

Una vez que tu perro haya aprendido algunos comandos, puedes comenzar a poner en práctica “Nada en la vida es gratis”. Antes de que le des a tu perro cualquier cosa (comida, un premio, una caminata, una caricia en la cabeza) primero debe realizar uno de los comandos que le hayas enseñado. Por ejemplo:

  • Le pones a tu perro la pechera o la correa para ir a caminar, el perro debe sentarse mientras tú se la colocas.
  • Vas a alimentar a tu perro, él debe acostarse y quedarse en esa posición hasta que tú le bajes el plato.
  • Si juegas con tu perro un juego de agarrar después del trabajo, él debe sentarse y tocar tu mano con la suya ( “shake hands” o “give me five” ) cada vez que tú lances el juguete.
  • Si le sobas la barriga a tu perro mientras ves televisión, él debe acostarse y dar vueltas antes de recibir la caricia.

Una vez que le has dado un comando, no le des lo que quiere hasta que haga lo que tú quieres. Si se niega a realizar el comando, aléjate, regresa algunos minutos después y comienza de nuevo. Si tu perro se niega a realizar el comando, se paciente y recuerda que eventualmente él tendrá que obedecer tu comando para obtener lo que quiere.

Asegúrate de que tu perro conoce bien el comando y entiende lo que tú quieres antes de que comiences a practicar “Nada en la vida es Gratis”.

Nada en la vida es Gratis

Nada en la vida es Gratis

Beneficios de esta técnica

La mayoría de los perros asume una actitud neutral o sumisa hacia la gente, pero algunos perros retarán a sus dueños por dominancia. Pedir a un perro dominante que trabaje por cada cosa que quiere es una forma segura y sin confrontaciones de establecer el control.

Aún cuando los perros nunca demuestren una actitud agresiva tal como gruñir, ladrar o chasquear, pueden intentar manipularte. Estos perros pueden mostrar una actitud afectiva que raya en ser obligante, tal como empujar tu mano con su cabeza para ser acariciados o enrollarse a su manera en un mueble para estar cerca de ti. Esta técnica le recuerda al perro que debe hacer las cosas según tus reglas.

Los perros miedosos pueden volverse más seguros obedeciendo comandos. El tener un líder fuerte y conocer su lugar en la jerarquía ayuda a que el perro sumiso se sienta más seguro.

¿Porqué funciona esta técnica? 

Los animales que viven en grupo, como los perros, establecen una estructura social dentro del grupo llamada dominancia jerárquica. Esta dominancia jerárquica sirve para mantener el orden, reducir los conflictos y promover la cooperación entre los miembros de la manada. Para asegurarte de que tu hogar es un lugar seguro y feliz para las personas y las mascotas, es mejor que los humanos asuman la mayor posición dentro de la dominancia jerárquica. Practicando “Nada en la vida es gratis” le muestra generosa y gentilmente a tu perro que esta posición de jerarquía está subordinada a tí.

Desde el punto de vista de tu perro, los niños también tienen un lugar en la  jerarquía. Debido a que los niños son pequeños y se pueden poner a nivel del perro para jugar, los perros suelen considerarlos compañeros de juego antes que superiores. Con la supervisión de un adulto, es buena idea incentivar a los niños de ocho años en adelante para que practiquen esta técnica con el perro de la familia.

Perro en el parque

Perro en el parque